Francisco Serrano Oceja escribe sobre La palabra poética de Don Giussani
Solo un mago de las viejas artes y de los viejos oficios como mi amigo Miguel Ángel Blázquez es capaz de convertir los libros en joyas. Bueno, y si a esa conspiración de la naturaleza se le une la delicadeza de Carmen Giussani, lo más, que dicen mis alumnos.
Pues de esa conjunción ha nacido un precioso librito, “La palabra poética en Don Giussani”(Bookman), un producto de la alta cocina, una delicia, por lo que dice y por cómo está trabajado, cuidado. Porque la encarnación de la palabra tiene un cuerpo, el texto, el papel en página. 
El libro recoge un diálogo con el poeta Davide Rondoni, a quien hasta el presente de esta lectura no tenía el gusto de conocer.
La Reina es obsequiada con La amada más distante de Bookman en su visita a la Feria del libro de Madrid
La primera parada -fuera del recorrido institucional, que incluía las del Ministerio de Cultura, del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid y de la República Dominicana, país invitado este año en la Feria - fue en la caseta de la librería Los Editores. En ella, Doña Letizia fue obsequiada con sendos ejemplares de «La amada más distante. Ensayo sobre "La voz a ti debida" de Pedro Salinas», de Felipe Baeza Betancort, editado por el sello independiente Bookman.
Alfredo Urdaci dedica un artículo 
a La amada más distante de Bookman

¿Cuánta vida tienen los libros? Algunos poca, otros más de la que merecen. Hay libros que duran apenas unos días en la mesa de las librerías y mueren como moscas del vino. Otros soportan mucho menos en los algoritmos que aseguran conocer nuestras costumbres, preferencias o vicios ocultos. Y luego están los libros eternos, y también los que resucitan. ¿Cuántas vidas tienen los libros que resucitan?
Miguel Ángel Blázquez es un romántico de los libros. Y asegura que hace unos años tuvo la idea de crear un sello para «recuperar obras descatalogadas y olvidadas, que en muchos casos no vuelven a editarse porque no generan beneficios, pasaron de moda o no están escritas por autores «que venden». Ese sello se llama Bookman libros únicos, y son tan únicos que, al menos el mío, lleva una página final con mi nombre, que guardaré como un fetiche. Si usted quiere uno con el suyo, solo tiene que entrar en la web, llamar por teléfono y encargarlo. Bookman promete hacer libros en el único soporte del papel, y en ediciones numeradas. Lo siento, pero parece que la resurrección de los libros, la otra vida de los libros, su «más allá» es en papel.
Back to Top